Se lee poco en México, pero los audiolibros están creciendo rápidamente en el país

Se lee poco en México, pero los audiolibros están creciendo rápidamente en el país

Se lee poco en México, pero los audiolibros están creciendo rápidamente en el país



Los servicios de streaming de libros son cada vez más populares entre la población y los principales actores de la industria consideran que esto se debe a los beneficios para la gente habituada a la lectura, al hecho de que las personas en este país aceptan el modelo de negocio y también por el contenido original que las diferentes plataformas han producido. De acuerdo con Fernanda Orozco, una joven periodista usuaria de Bookmate, el principal factor por el cual ha utilizado estas plataformas es el catálogo tan amplio de autores y editoriales, situación que también se replica en las plataformas de contenido audiovisual, como Prime Video o Netflix. “En Bookmate”, explica, “están la mayoría de los libros de Siruela, que edita en español a dos de mis autores favoritos: Clarice Lispector y Amos Oz. Suelen ser libros muy caros en físico, algunos de más de 600 pesos. Yo antes los conseguía en ferias de libros o librerías de viejo, pero ahora es muy práctico tenerlos a la mano”. Además de la practicidad, otro elemento importante para Orozco, por el cual ha adoptado a estos servicios, es que puede hojear las novedades y dejarlas si no son de su agrado, algo que igualmente resalta Julie MacKay, directora de adquisición de contenidos internacionales de Scribd, quien además agrega que esto reduce el remordimiento de abandonar un título en particular.

Si bien los beneficios son relevantes, para José Alberto Parra, country manager de Storytel en Latinoamérica, uno de los principales retos en la adopción generalizada de este servicio es que la competencia no se da sólo entre las plataformas que son parte del mercado, pues hay otras disputas relacionadas con el tiempo libre de los usuarios. “Todos tenemos un periodo limitado de entretenimiento y por ello también competimos contra las series de televisión, los videojuegos o el cine”, platica en entrevista, donde también resalta que la gran ventaja de los libros en streaming es que permiten escuchar las historias y, por lo tanto, se puede consumir mientras se realizan otras actividades. Además, menciona que orientar la atención lejos de las pantallas permite aminorar la fatiga digital que estas han provocado. “Es una forma de seguir aprovechando el tiempo desconectándote de las imágenes”, puntualiza. Por estas características, resalta Julia Chardavoine, directora de Bookmate para Latinoamérica, las plataformas de libros no son competidores directos de las grandes empresas de entretenimiento, sino que son compatibles con ellas y permiten a las personas escuchar historias mientras hacen otras acciones que no requieren su total atención.

En los años 30 fue epicentro de las radionovelas. Además, los tiempos de traslado son altos y eso abre una ventana de oportunidad para nosotros, pues la gente hizo un hábito en torno a los audiolibros y también los encontró útiles

Incluso Chardavoine dijo que en los próximos días anunciarán una alianza con la plataforma de cine vía streaming, Mubi, una decisión que desde su punto de vista comprueba que no se ven como competidores. En este sentido, MacKay utiliza la analogía de que el ecosistema del streaming es un pastel muy grande y los libros actualmente tienen un pedazo de él, además de que hay mucho espacio para más alternativas, las cuales van a depender de los gustos y necesidades de la audiencia. Según una encuesta realizada por Deloitte en México, el 67% de las personas consultadas dijo ver series y películas en streaming y si bien el dominio del contenido audiovisual es notorio, la aceptación del modelo de suscripción es un punto que quieren aprovechar las apps de libros. “Los modelos de streaming son conocidos y aceptados por los mexicanos” apunta Parra, quien igualmente le da un papel relevante a la cultura radiofónica del país.

Sin embargo, la principal propuesta de estas plataformas para atraer usuarios ha sido la creación de contenido original y bibliotecas robustas. Por una parte, Storytel ha narrado la novela Desierto sonoro , de Valeria Luiselli, con la voz de la actriz Marina de Tavira o La historia sin fin , narrada por Mario Iván Martínez. Asimismo, cuentan con series originales en audio, audiolibros, podcast y más de 280,000 títulos que pasan por procesos de curaduría a 169 pesos por mes o el nuevo plan algo más limitado de 99 pesos por el mismo periodo. En este sentido, Chardavoine acepta que se están multiplicando las plataformas de entretenimiento en streaming, pero la competencia permite que haya espacio para todos y se generen nichos muy específicos. La directiva también menciona que la manera en que compiten se basa en no hacer perder el tiempo del usuario a partir de una curaduría muy específica y detallada de sus más de 45,000 libros, así como actualizaciones de las estanterías digitales a partir de temáticas, con el fin de acercarse a lectores distintos.

Por su parte, MacKay resalta que el factor diferencial de Scribd, que cuenta con una suscripción mensual de 149 pesos, es que permite consumir una gran variedad de contenidos, los cuales no se ciñen sólo a libros, pues también cuenta con podcast, revistas y noticias.

La relevancia de Latinoamérica en el streaming de libros Para estas plataformas, Latinoamérica es una región muy importante en el entretenimiento, pues a nivel mundial está dentro de los cinco mercados más relevantes del audio-streaming. Asimismo, el reporte de Deloitte, afirma que la tasa de crecimiento del consumo de audiolibros se situará entre el 25% y 30% durante los próximos cinco años en la zona. En Storytel, México es una prioridad, principalmente a causa de que sus consumidores de audio entretenimiento “son cada vez más sofisticados en cuanto a sus gustos y preferencias”, señala Alberto, lo cual les ha permitido consolidarse en el mercado. En relación a Bookmate, cuyo precio es de 79 pesos al mes, Julia resalta que Latinoamérica ha sido fundamental en su crecimiento, además de que han generado estrategias para resaltar el papel de casas editoriales independientes, mismas que han sido muy relevantes dentro de la industria de los libros.

Mientras que desde Scribd, Julie destaca que México es uno de los cinco mercados más importantes a nivel internacional, además de que han notado un crecimiento relevante de suscriptores en otros países de la región como Chile, Argentina y Colombia, durante la pandemia.

Los libros convivirán en físico y en digital La presencia de las plataformas de libros en streaming, aunque facilitarán el acceso a títulos electrónicos o a audiolibros, no provocarán la desaparición del papel. Fernanda, por ejemplo, los consume en ambos formatos. “Me gusta mucho anotar y rayar mis libros, además de que me parece más fácil encontrar ahí mis anotaciones que en el electrónico”, destaca. Para los especialistas, las plataformas de streaming han implicado un cambio positivo en la industria editorial y saben que el libro digital no reemplazará al papel. Más bien, aumentará la experiencia por medio del audio libro y la convierte en un asunto “casi teatral”, menciona Parra, además de que permite que las historias lleguen a más gente. Por su parte, en Bookmate han implementado modelos en los cuales van de la mano con las editoriales tradicionales, pues saben que el ebook o el audiolibro no compiten con el libro en papel. “Son una fuente complementaria de ingresos y constituyen otra forma de distribución del contenido”, apunta Chardavoine.

Lo anterior también se complementa con las palabras de MacKay, quien puntualiza que estos servicios también pueden orientarse hacia ese sector de la población que es apasionada de la lectura, pero no cuenta con un periodo libre para enfocar su total atención en su pasatiempo. Es por estas razones que ven un futuro halagüeño para el streaming de libros. “Es una categoría relativamente nueva, pero lo que la revolucionó fue el acceso a través de dispositivos móviles y el incremento del gusto por los podcast”, sentencia José Alberto Parra. Asimismo, señalan que estas plataformas de suscripción ofrecen una posibilidad de explorar títulos y conocer más autores. Ante esto, Chardavoine concluye: “Facilitan el acceso a la lectura, multiplican los canales de distribución y permite incrementar los ingresos de editoriales o autores. Esto va a seguir evolucionando el mundo de la lectura y la edición”.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad