Review: Sony RA5000, un altavoz que prioriza la calidad del sonido

Review: Sony RA5000, un altavoz que prioriza la calidad del sonido

Review: Sony RA5000, un altavoz que prioriza la calidad del sonido



Iré directo al grano. No hay duda de que esta nueva bocina de Sony suena increíble: sus seis parlantes y el subwoofer están distribuidos de manera que el audio fluye de manera concéntrica e inunda la habitación en la que se encuentra. Su diseño podrá no ser el más atractivo, pero es elegante y estilizado. Sus puntos fuertes son el sonido envolvente -en un formato de Sony llamado “360 Reality Audio”-, el soporte a música de muy alta calidad (Audio Hi-Res) y que usa la red Wi-Fi para hacer streaming de los más populares servicios de música. Además, pueden usarse algunos de los asistentes digitales más comunes: Amazon Alexa o Google Assistant. La bocina Sony SRS-RA5000 no es portátil, pues requiere estar conectada a la corriente eléctrica, además de que su tamaño y peso no lo permitirían: mide 33cm de alto, 23.5cm de ancho y con una profundidad de 22.5cm, su peso es de aproximadamente 5 kilos.

En la parte superior tiene 3 bocinas encargadas de enviar audio hacia arriba, mientras que las tres bocinas de su cuerpo se encargan del audio horizontal; el subwoofer está a cargo de las frecuencias bajas. De esta manera, el sonido logra formar una suerte de esfera que crea un efecto espacial y que funciona muy bien para, por ejemplo, videojuegos o películas con efectos surround , además de la música que se ha modificado para ese formato. No tiene soporte para Dolby Atmos, pero en la práctica, este efecto es parecido. Una vez instalada, la SRS-RA5000 se enciende por primera vez e inicia un proceso de calibración para identificar los objetos que están a su alrededor y optimizar el audio. El proceso se debe realizar cada vez que se cambie de lugar o de habitación. Con la ayuda de un smartphone Android o iOS y la app Music Center de Sony se logra la configuración en cuestión de minutos. Básicamente, hay que conectarla a la red Wi-Fi y decidir cuál de los dos asistentes vivirá en su interior, con la respectiva configuración final en la app de Amazon o de Google según sea el caso.

El soporte a Chromecast Audio abre la posibilidad de escuchar muchos servicios de streaming, aunque no sean de alta calidad. La app Music Center es el equivalente del control remoto de la RA5000, pues desde ahí se puede controlar y hacer lo mismo que con los botones táctiles incluidos en la misma bocina, desde subir o bajar el volumen hasta elegir la fuente del audio. Las fuentes son tres: la red inalámbrica Wi-Fi para streaming de servicios de música o archivos locales, la conexión inalámbrica Bluetooth para diferentes dispositivos compatibles, y una entrada de audio análoga con conector de 3.5mm. La experiencia de uso fue mayormente buena, con una notable excepción que explicaré más adelante. Para sacarle el mayor provecho a este dispositivo y notar la diferencia que tiene con otras bocinas de gama alta en el mercado, el truco es escoger bien el audio que vamos a disfrutar: aunque lo más sencillo es poner música de Spotify y funciona perfectamente, pero ese servicio de streaming no transmite archivos de alta calidad. La RA5000 es capaz de reproducir audio con mayor calidad que la de un CD, sin distorsiones y a un volumen que podría ocasionar problemas con los vecinos si vives en un edificio. Si a eso le sumamos la música que se ha producido con el formato 360 Reality Audio, estaremos disfrutando de una experiencia inmersiva casi sin igual. Pero, ¿de dónde sacamos esa música?

Si no somos audiófilos ni tenemos idea de formatos sin compresión y de 24bits, lo más sencillo es acudir a alguno de los servicios de streaming que proporcionan música de alta calidad. En la caja de la RA5000 se incluye un cupón para probar por 3 meses, de manera gratuita, Tidal o nugs.net, aunque también puede uno recurrir a servicios como Deezer o Amazon Music HD. Las pruebas que hice fueron con el servicio Tidal, que tiene ya listo un playlist con muchas canciones en el formato de Sony, pero que en su plan Hi-Fi ofrece además un catálogo muy amplio de música a muy alta calidad. Según Sony, si tuviera una TV Bravia, la conexión entre la tele y la bocina sería automática, vía Bluetooth. Pero a falta de ella, hice la conexión manual con una Smart TV de Samsung y disfruté de audio surround con un episodio de la Guerra de los Clones en streaming vía Disney+. También la conecté vía Bluetooth a una PC para disfrutar un juego de guerra con audio 5.1 y funcionó de maravilla. Aunque también se puede usar la conexión Bluetooth para escuchar música desde un smartphone o tableta, la calidad es mejor si se opta por la transmisión vía Wi-Fi.

Finalmente, la entrada de audio análoga de 3.5mm hará felices a quienes quieran conectar una tornamesa o un reproductor de CDs, pues los vinilos y CDs que escuché gozaban de una claridad impresionante. Fue aquí que aproveché la app Music Center para jugar con el ecualizador, pues el audio venía directo del cable análogo en ambos casos sin más procesamiento. Volviendo a mi experiencia con Tidal y la RA5000, hubo un problema que no pude resolver: una pausa de más de 20 segundos al momento de cargar cada canción. Con Spotify no existía tal pausa, pues tocaba la música instantáneamente. Combinando Tidal y un par de bocinas Sonos tampoco existía la pausa, lo que hacía evidente que el problema era de la RA5000. Esto me hizo buscar una manera alterna de escuchar música de alta calidad de manera local, transmitiendo esos archivos FLAC y WAV que vienen de regalo con algunos discos LP en cupones de descargas digitales. Gracias a una app pude enviar a través de mi red local (vía DLNA) los archivos a la RA5000 y escuchar un álbum completo sin pausa entre canciones. Pero la experiencia entonces se vuelve complicada para aquellos escuchas casuales que sólo buscan mejorar la calidad de su música con dispositivos que soporten audio Hi-Res. Si bien el problema se presenta solamente en uno de los servicios de streaming de alta calidad, al haber 4 disponibles en México, se reducen en un 25% las oportunidades.

Probablemente los audiófilos que ya tengan más experiencia en estas cuestiones técnicas no lo vean como un inconveniente y quieran integrar esta bocina al resto de sus dispositivos, que seguro no son baratos, como tampoco lo es la Sony RA5000. El precio aproximado en México es de 22,000 pesos y los usuarios de Apple seguro extrañarán el soporte a AirPlay, pero los seguidores de Google están cubiertos con el soporte a Chromecast Audio (que también funciona en iOS, por cierto). La RA5000 es claramente un producto de nicho. No a toda la música le va el audio 360, y el catálogo es aún muy limitado, pero tratándose de la primera bocina en ofrecerlo, librándonos de los audífonos, lo hace muy bien, pero si tu interés se limita a la calidad de audio en tu catálogo existente, podrás encontrar otras buenas opciones en el mercado a un mejor precio.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad