Reseña: Fitbit Luxe, el reloj inteligente que combina lujo con movimiento

Reseña: Fitbit Luxe, el reloj inteligente que combina lujo con movimiento

Reseña: Fitbit Luxe, el reloj inteligente que combina lujo con movimiento



El nuevo Fitbit Luxe es un monitor de actividad y salud dirigido a quienes buscan un gadget de esta categoría con la mayor cantidad de funciones en el menor espacio posible, con el agregado de la elegancia. Llega este mes a México en cuatro versiones, la más lujosa de ellas parecida a una pieza de joyería, pero todas con una caja de acero inoxidable y diferentes opciones de correas y colores. La que probé es la más simple y sobria, en color negro, pero no deja de sentirse elegante sobre todo al encenderse su pantalla AMOLED, que hace que resalten los colores y se lee bien aun en exteriores bajo la luz del sol. Fitbit lleva varios años desarrollando la tecnología de sus monitores y sus relojes inteligentes, lo que hace que el Luxe contenga la cantidad ideal de sensores y funciones como para ubicarla en el rango de precio que tiene: a pesar de que la marca ofrece otros monitores más baratos, la construcción y funciones de aquellos son de entrada. Con el Luxe es posible monitorear, además de los pasos, el sueño y la frecuencia cardíaca, pero la combinación de sus sensores con las funciones de la app logra proporcionar mucha información de salud, como para satisfacer al más exigente hipocondríaco.

La caja del Fitbit Luxe incluye el monitor con dos correas, una pequeña y una grande, y un cable de carga que se conecta vía USB a la corriente o a una computadora. Mientras se carga el dispositivo hay que descargar la app para hacer la configuración inicial, que toma alrededor de 10 minutos, en lo que se empareja con el smartphone vía Bluetooth y muestra la guía de uso. La app detectó una actualización para el Luxe, que tomó unos 20 minutos adicionales en aplicarse. Todo este proceso se hace con el monitor conectado a la corriente, y antes de colocarlo en la muñeca. El Luxe no tiene botones, por lo que se maneja deslizando el dedo sobre la pantalla táctil en diferentes direcciones: hacia los lados para acceder a las notificaciones y aplicaciones, hacia arriba y abajo para la información de la actividad y la configuración. Es posible “adivinar” estos movimientos sin leer la guía, pero es más fácil y rápido leyendo las instrucciones. Debido a que el Luxe es resistente al agua y puede usarse para nadar, hay una opción para bloquear la pantalla táctil durante ese ejercicio. Una vez colocado el monitor en la muñeca, usando la correa de plástico, prácticamente no se siente, pues es muy ligero, y con un broche similar al de un cinturón, el cual crea un sentimiento de seguridad para no preocuparnos de que se caiga, precisamente por lo poco que pesa. Esto es una ventaja al dormir con él, pues usarlo durante la noche permite recopilar información sobre la calidad de nuestro sueño, tema que tocaré más adelante con más detalle.

Mantener la conexión del Luxe con el smartphone es importante para poder recibir notificaciones de llamadas, mensajes de texto o de algunas apps, pero también para que, al usar el GPS, pueda detectar automáticamente que estamos haciendo algún tipo de ejercicio, si acaso no lo iniciamos manualmente. Por default, al detectar actividad física por 15 minutos seguidos, ya sea caminar, correr, o andar en bicicleta, por ejemplo, registra los detalles de nuestro ejercicio, que incluye la localización geográfica en un mapa, o la variación de la frecuencia cardíaca. Ya sea que se active de manera automática o manual, el monitor ofrece información en tiempo real del periodo de ejercicio, distancia y niveles en la pantalla. Posteriormente, realiza un reporte más detallado en la app. La app de Fitbit es “la receta secreta” de la compañía, y la que hace en gran parte la diferencia de sus monitores con los de otras marcas, ofreciendo información extensiva relacionada a la salud y el bienestar de quien usa el monitor obtenida por sus sensores.

Afortunadamente, no se trata de un mamotreto de términos médicos, sino de explicaciones graduadas del cómo y del porqué, que en última instancia son resumidas de manera sencilla. Por ejemplo, tomemos la noche que dormí 8 horas. La app muestra que estuve acostado 9 horas y en una gráfica puedo ver las diferentes fases del sueño, su duración y si quiero el significado de cada una. También puede dar detalles haciendo comparaciones con el resto de la semana, así como una calificación en caso de que sólo quiera saber de un vistazo qué tal he dormido. Las gráficas incluyen la variación estimada de oxígeno (en verde si todo está bien) y la explicación me dice por qué tengo que ponerle atención a eso. Otra sección de la app indica, también a modo de calificación, cuál es mi nivel de condición física basándose en la cantidad máxima de oxígeno que uso durante el ejercicio intenso (también conocida como VO2 Max) para saber si debo esforzarme más -o menos- según mi rango de edad. Mi puntuación fue buena. Otras secciones incluyen el monitoreo del estrés y el ritmo cardíaco, además de otras métricas de salud como la temperatura cutánea o la frecuencia respiratoria. En la mayoría de los casos, hay información y contenido extra al que se tiene acceso a través de una suscripción al servicio Premium, que cuesta 230 pesos al mes. Fitbit ofrece, sin embargo, acceso gratuito por 6 meses para decidir si ese contenido extra le es atractivo al usuario.

El monitor Luxe ofrece un par de aplicaciones a través de su pantalla táctil, la básica es la de activar el monitoreo del ejercicio que se va a realizar, pero también se puede tener una sesión de respiración para relajación de dos minutos o más (para el manejo de estrés) o usar un cronómetro o un timer de cuenta atrás. A través de la app se pueden seleccionar varias carátulas de reloj con diferentes diseños, aunque existen pocos. Cuenta con alarmas vibratorias, que son útiles para despertar sin ningún tipo de ruido, sino con una leve vibración en la muñeca. Con un uso moderado de las notificaciones del teléfono, una alarma diaria y registrando un par de sesiones de ejercicio, la batería dura un poco más de cuatro días y toma un poco más de una hora cargarla de nuevo. A primera vista es difícil apreciar el elemento de lujo en la versión negra del Fitbit Luxe, y aunque en las otras versiones sea más evidente, es en el uso cotidiano que se aprecia la diferencia de tener un dispositivo de gama alta con todas las funciones y posibilidades aquí descritas, sobre todo si buscamos alejarnos de los gadgets grandes y buscamos algo ligero y discreto. Su precio aproximado es de $3,500 pesos.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad