Samsung Galaxy S9+ 64GB (DESBLOQUEADO)

360.99$

  • Pantalla: 6.2″, 1440 x 2960 pixels
  • Procesador: Snapdragon 845 / Exynos 9810
  • RAM: 6GB
  • Almacenamiento: 64GB/128GB
  • Expansión: microSD
  • Cámara: Dual, 12MP
  • Batería: 3500 mAh
  • OS: Android 8.0
  • Perfil: 8.5 mm
  • Peso: 189 g

Product Description

Samsung Galaxy S9+ 64GB (DESBLOQUEADO)

Diseño y pantalla: el mismo traje con algunos cambios sutiles (pero necesarios)

Galaxy S9 y S9+

SAMSUNG GALAXY S9+
Si nos fijamos en los últimos lanzamientos de la serie Galaxy S, estos Galaxy S9 son bastante predecibles en cuanto a diseño. Me explico. El Galaxy S6 introdujo el nuevo diseño en metal y cristal con pantalla curvada, propuesta que se volvió a repetir con los Galaxy S7, aunque perfeccionando algunos detalles. En este sentido, el Galaxy S9 es al S8 lo que el S7 fue al S6. Tenemos un aspecto que sigue a pies juntillas los dictados de la generación anterior; estructura metálica, trasera de cristal, bordes curvados y un frontal en el que la pantalla es protagonista absoluta.

El diseño de los Galaxy S9 mantiene el excelente trabajo de compactación que vimos con la generación previa. También mantiene los mismos tamaños, con un panel de 5,8 pulgadas para el modelo básico y uno de 6,2 pulgadas para el Galaxy S9+, los dos Super AMOLED, con resolución QHD+ y el mismo formato 18,5:9. De la pantalla ya se ha dicho todo, pero los S9 lo reafirman; colores vivos, contraste excelente y nitidez que se traducen en una experiencia visual difícilmente superable.

Los Galaxy S9 y S9+ siguen destacando por montar paneles de gran calidad; colores vivos, contraste excelente, mejor nitidez… Poco más que añadir.

En cuanto a la ergonomía, además de que como decíamos el esfuerzo de compactación es más que destacable, sus formas redondeadas hacen que el agarre resulte muy cómodo y además el cristal no resulta resbaladizo, aunque sí un imán para las huellas (para esto no hay remedio mágico). El modelo de 5,8 pulgadas es el que mejor se siente en mano, al menos en la mía, ya que proporciona un agarre más seguro y resulta más sencillo manejarlo a una mano. Obviamente su hermano mayor, el S9+, que crece hasta las 6,2 pulgadas, pone más difícil el manejo fluido a una mano. Con todo, el aprovechamiento del frontal hace que, a pesar de montar paneles amplios, ninguno de los dos resulte excesivamente grande.

Galaxy S9+

Pero vamos con los cambios, concretamente con uno que fue muy demandado en la anterior generación: la ubicación del lector de huellas. Si has usado un S8 (o un Note 8), sabrás que lo de colocar el lector al lado de la cámara no es precisamente un acierto. Sí, al final te acostumbras, pero lo de poner el dedazo en la lente es algo habitual. En los S9 el lector pasa a situarse bajo la cámara, centrado en la espalda del terminal.

El mayor cambio a nivel de diseño es la ubicación del lector de huellas, que ahora está centrado bajo la cámara. Se acabaron los dedazos sobre la lente.

Durante la prueba he podido desbloquear el terminal varias veces y, sin ser un cambio dramático, la nueva posición es sin duda mucho más natural y la lente de la cámara se ha librado de que dejara impresa mi huella. Lo dicho, no es una mejora que vaya a suponer un cambio increíble, pero es más que bienvenida.

Hay otros cambios, esta vez más sutiles, que están enfocados a conseguir que el frontal quede lo más despejado posible. Por ejemplo ahora el escáner de iris es prácticamente invisible, haciendo que el borde superior quede mucho más ‘vacío’ a simple vista. Además, se ha hecho que el tono negro entre el borde y la propia pantalla sea igual de forma que al estar apagado parezca la misma superficie. Como decía, cambios discretos, pero que contribuyen a potenciar esa sobriedad del diseño, especialmente en el modelo negro.

Para cerrar la parte del diseño, mencionar que los S9 siguen manteniendo el certificado IP68 de resistencia al agua y llegarán en cuatro colores: Midnight Black, Coral Blue, Lilac Purple, Titanium Gray.

Bienvenidos, altavoces estéreo

Galaxy S9 y S9+

Si viajamos al borde inferior del terminal nos encontramos con el altavoz, pero ojo porque no es el único, hay un segundo altavoz en la parte superior, pero no en el borde, sino integrado en el propio auricular del teléfono. Aunque parezca mentira, esta es la primera vez que la serie Galaxy S apuesta por altavoces estéreo. Los Galaxy S5 y anteriores llevaban el altavoz en la espalda y a partir del S6 pasó al borde inferior, pero era sólo uno.

Los Galaxy S9 se estrenan con altavoces estéreo, uno colocado en el borde inferior y el otro en la parte superior, justo donde está el auricular.

Sobre la colocación, lo ideal sería tener los dos altavoces en la parte frontal, pero aunque el inferior no nos apunta directamente, he de decir que suenan realmente bien. Concretamente, Samsung indica que es 1,4 veces más volumen del que ofrece el S8. Además, contamos con la opción de activar la mejora de sonido Dolby Atmos para un audio más envolvente. La diferencia entre tenerlo activado o desactivado se nota bastante, pero no hay que perder de vista que estamos hablando de un smartphone, por lo que lo de ‘envolvente’ es relativo.

Por último, destacar que igual que los auriculares que traían los S8, los altavoces de los S9 cuentan con el sello de AKG, para ser exactos Samsung indica que han sido ‘afinados por AKG’ (tuned by AKG).

Jugándolo todo a la carta de la cámara, pero la apuesta fuerte sólo llega en formato grande

Galaxy S9 y S9+

Las filtraciones se habían encargado de aguar la sorpresa de la cámara, incluso la propia Samsung nos había dejado claro que esta sería la principal novedad en sus teasers . Sin embargo, a pesar de los adelantos, la cámara sorprende positivamente, pero también hay un punto negativo y es que los rumores estaban en lo cierto: la cámara doble llega solamente al modelo plus. Dicho de otro modo, si quieres lo mejor, toca pantalla grande.

La cámara doble del Galaxy S9+ le permite hacer el tan de moda desenfoque de fondo o efecto bokeh, así como hacer zoom con su segunda lente telefoto. Si estas dos funciones son clave para ti, el modelo plus es la opción adecuada. Sin embargo, si no les das tanta importancia, el S9 tiene una cámara única que está al mismo nivel en cuanto a calidad y también cuenta con una de las grandes novedades: apertura variable f/1.5-2.4.

Los rumores estaban en lo cierto: la cámara doble solamente está en el modelo plus. Dicho de otro modo, si quieres lo mejor, toca pantalla grande.

¿Qué conseguimos con la apertura variable? Básicamente ajustar cuánta luz entrará en el sensor dependiendo de las condiciones. La apertura f/2.4 está pensada para escenas diurnas en las que la luz es abundante y la apertura f/1.5 es para escenas de baja luz. En la demostración hemos podido ver qué tal se desenvolvían los S9 cuando la iluminación escasea y a priori el resultado es realmente bueno, consigue obtener imágenes claras en ambientes oscuros y sin que el ruido se dispare. Digo a priori porque las unidades que hemos probado son de pre-producción, por lo que los resultados podrían variar en la versión final.

Con respecto al desenfoque de la cámara dual del Galaxy S9, en esta primera toma de contacto el resultado ha sido bueno con objetos de bordes definidos, aunque se lía un poco en zonas complejas como el pelo, pero en el plano general consigue un desenfoque bastante natural. Destacar también que la cámara delantera tiene modo desenfoque.

Galaxy S9 y S9+

Pero no todo es foto, también hay una novedad importante en la parte de vídeo. Samsung se sube al carro de la cámara súper lenta al estilo Sony y nos trae una función que pinta muy interesante. La frecuencia máxima de grabación es de 960fps (igual que en los Xperia), pero hay una diferencia importante: la detección de movimiento. Intentar grabar un movimiento rápido en cámara lenta puede ser complicado ya que sólo graba unos instantes a esta frecuencia y pulsar en ‘grabar’ en el momento exacto es bastante difícil. Con la detección de movimiento, se activa el modo de cámara súper lenta cuando hay un movimiento en el encuadre.

Después de haber capturado el vídeo, se pueden crear clips cortos con distintos efectos como Loop, Reverse o el efecto ‘boomerang’ (Samsung lo llama Swing). También es posible añadir música de fondo y establecer los clips como fondo de pantalla.

Novedades en el software: animojis AR emojis y Bixby Vision

Galaxy S9 y S9+ animojis

Tras la llegada de los animojis con el iPhone X, Samsung nos trae su propia versión a la que han bautizado AR Emojis, aunque el funcionamiento es algo distinto. Aquí la idea no es convertirnos en uno de los emojis ya existentes, sino crear uno a partir de nuestra propia cara. Para hacerlo basta con sacarnos una foto frontal y se creará una especie de avatar digital con nuestros rasgos (el mío no se me parecía mucho, pero bueno).

Con los AR emojis de los S9 podemos crear un emoji animado con nuestra propia cara, o casi…

A partir de aquí podemos generar un pack de emojis con hasta 18 expresiones que se podrán compartir en formato GIF en cualquier plataforma. Además, y aquí sí se parece más a los animojis de Apple, podemos crear vídeos en los que el emoji imitará nuestros gestos, aunque he de decir que la detección no va del todo fina y a veces las transiciones entre un gesto y otro son un poco bruscas.

Otra de las novedades que llega en el lado del software es Bixby Vision. El asistente de Samsung vuelve a tener una fuerte presencia en los S9 (el botón de Bixby sigue ahí) y estrena novedades en el apartado llamado Bixby Vision. Una de ellas es la traducción instantánea de textos a través de la cámara al estilo de lo que ya hace Translate de Google; apuntas la cámara y te traduce el texto, sin más. En la prueba ha dado algún error pero en general el funcionamiento es bueno. Bixby Vision también nos da información de lugares de interés y nos dice las calorías de un alimento simplemente con apuntar la cámara. Lo de los lugares puede ser práctico, lo de las calorías más bien deprimente.

Seguridad: lector de huellas e Intelligent Scan, la evolución del escáner de Iris

Como comentaba más arriba, una de las novedades del diseño de los S9 es que ahora el lector de huellas no está al lado de la cámara, sino debajo. Ahora toca hablar de su funcionamiento. Por lo poco que he podido ver y probar, el lector es bastante rápido y preciso, claro que habrá que ver si se mantiene la sensación al probarlo en distintas situaciones. El cambio más importante, además de su nueva ubicación, es que ahora para configurar una huella nueva no hay que poner el dedo sobre el lector varias veces, sino que basta con deslizarlo un máximo de tres veces para que lea toda la huella.

No hay reconocimiento facial como tal, pero sí una combinación de este con el escáner de iris. Samsung lo llama Intelligent Scan.

Los S8 contaban con un escáner de iris en el frontal como medida de seguridad biométrica adicional. El escáner de iris se mantiene, pero se ha mejorado con un sistema de detección facial que, según Samsung, funciona mucho mejor en cualquier condición lumínica y también si tenemos parte de la cara oculta por el pelo o una bufanda. El sistema escanea hasta 100 puntos del rostro y usa también la información del iris para mejorar la seguridad. Por último, no podía faltar Samsung Knox. La suite de seguridad que sigue implementada en los S9 y S9+ de forma nativa y que en este caso está en la versión 3.1, la más actual.

Samsung DeX se renueva y convierte los S9 en un touchpad

Galaxy S9 DeX Pad

Samsung DeX fue presentado con los Galaxy S8 y los Galaxy S9 traen una renovación de este dock. La premisa sigue siendo la misma, trasladar el contenido del dispositivo a una pantalla grande para así tener una experiencia más desktop, pero viene con algunos cambios tanto a nivel de diseño como de funciones.

El primero es que ahora, al conectar el S9 a la base, el puerto de auriculares no queda bloqueado como sucedía en el primer modelo. Además, el terminal queda colocado totalmente plano, pero tiene un motivo más allá del estético, y es que podamos usar la pantalla del S9 como si fuera un touchpad para así evitar tener que conectar un ratón. El modo touchpad permite hacer doble tap o gestos con varios dedos, por ejemplo usar dos dedos para pasar páginas o fotos, igual que un touchpad normal. Otra mejora es que añade soporte multi-resolución, por lo que se podrá conectar a más monitores.

El nuevo DeX también trae novedades enfocadas al uso en entornos empresariales. Por ejemplo se podrá configurar para que muestre el logotipo de la compañía, pero además es posible establecer restricciones como por ejemplo limitar el uso de ciertas apps cuando el móvil está en la base, una vez desconectado se podrán usar normalmente.

Mucho músculo y más memoria que nunca

¿Y qué hay del hardware? Como cada nueva generación, los S9 actualizan su ‘cerebro’ y el de este año es un Exynos 9810, el chip de fabricación propia que apunta alto en cuanto a potencia. Durante el tiempo que he tenido el Galaxy S9+ las sensaciones han sido muy buenas en cuanto a fluidez. Sin sorpresas aquí, pero habrá que ponerlo a prueba más a fondo en el análisis.

Pero el punto más destacable en el apartado técnico es que, de nuevo, la separación entre S9 y S9+ se amplía. Al Exynos 9810 lo acompañan 4 GB de RAM en el caso del Galaxy S9, mientras que el S9+ llega hasta los 6 GB de RAM. En la práctica no debería haber una gran diferencia en las tareas del día a día, pero sin duda el S9+ tiene una clara ventaja en escenarios más exigentes así como de cara a futuras aplicaciones más pesadas.

La brecha se amplía también en el hardware: el S9 normal tiene 4 GB de RAM, el S9+ llega a los 6 GB.

Donde sí coinciden es en la capacidad interna, o mejor dicho capacidades, porque los dos llegarán al mercado en tres versiones. El modelo base será de 64 GB, le sigue uno de 128 GB y por primera vez se alcanzan los 256 GB. Además, se amplía la capacidad de la MicroSD, que podrá tener hasta 400 GB.

En la parte de la batería Samsung sigue siendo conservadora y monta las mismas capacidades del año anterior, que son 3.000 mAh para el S9 y 3.500 mAh para el S9+. Obviamente de este punto poco puedo decir, por lo que habrá que esperar al análisis completo para extraer conclusiones acerca de la autonomía. Por cierto, se sigue manteniendo la carga inalámbrica.
BUSCAS OTRO TIPO DE SMARTPHONE? DALE CLICK AQUI———

Peso 0.189 kg
Dimensiones 15.81 × 7.38 × 0.85 cm
Color

Blue, coral Blue, Lila púrpura

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad