Internet por satélite no será suficiente para cerrar la brecha digital

Internet por satélite no será suficiente para cerrar la brecha digital

Internet por satélite no será suficiente para cerrar la brecha digital




Starlink, la empresa de internet satelital de Elon Musk, podrá comercializar su servicio en México a finales de octubre de este año y aunque la empresa ha dicho que se enfocará en las regiones donde hay poca infraestructura de cableado e internet, como espacios rurales o alejados de grandes ciudades, por sí sola no reducirá el problema de la brecha digital. De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2020, durante el último año más gente logró conectarse a internet, sin embargo, el avance para la adaptación de esta tecnología no ha sido el mismo en todos los estados del país, pues algunos tuvieron mayor desarrollo que otros. En Ciudad de México, por ejemplo, 80 de cada 100 hogares tuvo acceso a internet en el año, pero la cifra es distinta en comparación con entidades como Chiapas, donde sólo 27 de cada 100 se lograron a conectar a internet.

El siguiente en la lista es Oaxaca, donde se conectaron el 40% de las casas. Además, Tabasco, Hidalgo, Veracruz, Guerrero, Tlaxcala, Puebla, Michoacán, Durango y San Luis Potosí fueron otras entidades que no sobrepasaron el 50% de hogares conectados a internet. Si bien la pandemia generó que más gente se conectara a internet por diversas razones relacionadas con el confinamiento, como el trabajo remoto o la teleducación, Jorge Castilla, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información, resaltó que el factor que determina el no acceso a la conectividad “sigue siendo el lugar socioeconómico”. Y si bien el propósito de la empresas de internet satelital es que zonas remotas tengan cobertura, Gonzalo Rojón, director y senior partner de la consultora The CIU, comenta que es necesario tener en cuenta varios aspecto de su operación, pues no sólo depende de infraestructura, sino también del pago de servicios y en algunos de estos sitios, dicho asunto puede no ser algo prioritario para la vida diaria. “Ahí es donde encontramos las verdaderas brechas entre quienes sí están conectados y las personas que no pueden estar conectadas”, menciona Rojón, quien también es vicepresidente de la Asociación de Internet MX. Otro punto destacado en torno a este tópico es que la operación de las empresas interesadas en el internet satelital debe tener en cuenta los avances en infraestructura, pues en México hay 21.9 millones de accesos de banda ancha fija, de los cuales sólo el 0.09% son satelitales, según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Además, en el caso concreto de Starlink sus características comerciales la hacen una opción poco viable en el futuro cercano, pues actualmente el costo mensual es de 99 dólares, casi 2,000 pesos al mes, además de que se debe adquirir una terminal de recepción de 500 dólares. En todo caso, resalta Rojón, su mercado es “de nicho”. Al respecto, Jorge Bravo, director de Digital Policy & Law, dijo a Business Insider México, que la industria satelital, por sus características y el tipo de servicio que prestan, debe verse como complementaria a las redes inalámbricas que ya funcionan en el país, si es que en realidad se busca cerrar la brecha digital. Por otra parte, Rojón destaca que en torno a Starlink ha habido cierto entusiasmo entre la población mexicana debido al hecho de que Elon Musk está detrás de la empresa, no obstante, ese no es un elemento suficiente como para competir en el mercado de la conectividad a internet. Incluso en el negocio del internet satelital, Starlink debe enfrentar a algunos jugadores que se encuentran en el país, como Hughes, StarGo y Viasat, las cuales han tenido algunas experiencias con los usuarios nacionales y, por lo tanto, aventajarían a la empresa de Musk, misma que debe ganar terreno, a partir de precios bajos, pues su servicio aún es costoso para la realidad mexicana.

A pesar de ello, el enfoque de Starlink en la región puede ser distintivo. En Chile, la compañía probará el servicio de su red satelital durante un año en un par de pueblos remotos y desconectados, gracias a un acuerdo con el gobierno de ese país. Según la empresa, el servicio tendrá una potencia de descarga entre 50 a 150 Mb/s, con una latencia de 20 a 40 milisegundos. “Una oferta suficiente para actividades relacionadas con el teletrabajo, entretenimiento y educación”, dijo por medio de un comunicado, en donde también se detalló que entregarán kits satelitales para entregar el servicio de manera gratuita durante un año. Una vez transcurrido ese periodo, el costo será absorbido por los municipios. Para Rojón, este tipo de modelos en donde existe participación pública y privada son los que pueden contribuir a que se cierre la brecha digital en México y en la región latinoamericana a través de la tecnología satelital, pues son muy costosos para los usuarios. “Si no existe una política pública, este tipo de servicios son algo que una población rural de nivel socioeconómico bajo no va a contratar, porque se trata de algo que no es costeable”, puntualiza Rojón, quien a pesar de esas condiciones, destaca que la introducción de este tipo de compañías es de celebrarse.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad