Casos de acoso de Blizzard: ¿Incidente único o problema de la industria?

Casos de acoso de Blizzard: ¿Incidente único o problema de la industria?

Casos de acoso de Blizzard: ¿Incidente único o problema de la industria?




Las recientes salidas en el estudio de videojuegos han puesto en evidencia la falta de acción de parte de departamentos de recursos humanos y líderes en el estudio, pero también de una industria que ha normalizado el bullying y condiciones laborales cuestionables. Blizzard, atraviesa una de sus crisis mediáticas más trascendentes, probablemente de su historia, entre los casos de acoso, violaciones y explotación los altos mandos y algunas figuras del estudio han tenido que salir. Las salidas más recientes fueron las del director de Diablo IV, Jesse McCree, así como del diseñador de World of Warcraft, Jonathan LeCraft. Sin embargo, este es un tema que se ha mantenido, de forma constante en los medios en la industria de los videojuegos, y lo que hoy se convierte en un tema álgido, puede representar el inicio de una ola de denuncias, casos y malas prácticas interiorizadas dentro del gaming.

Como antecedente se puede citar lo que pasó en el caso de Harvey Weinstein, donde en un principio parecía un caso puntual se desencadenó una serie de testimonios que llevaron a cuestionar la actitud, en principio de una persona y luego de una industria, plagada de prácticas que perpetúan el acoso, la explotación e incluso las violaciones. Sin embargo, lo que podría parecer un caso aislado, trae a colación otros casos que implican a múltiples compañías, lo que puede hablar de una tendencia dentro de la industria que debe atenderse. Y ante este tema podríamos nombrar varios casos. El primero viene de la mano del CEO de Ubisoft, compañía reconocida por juegos como FarCry o Watchdogs, donde una demanda presentada por la French Union Solidaires Informatique en la que se acusa a Yves Guillemot de promover el “acoso sexual institucionalizado” permea parte del problema. La denuncia sucedió después de que múltiples integrantes del equipo fueron acusados por acoso sexual y no se tomaron acciones concretas, más allá de la renuncia o despido de personajes como Serge Hascoët, quien era el máximo responsable de los juegos de Ubisoft dimitió en julio del 2020. O las salidas en ese mismo periodo del CEO de la empresa en Canadá, Yannis Mallar y de Maxime Béland, vicepresidente editorial. Otro caso, ampliamente mediático, fue el registrado en contra de Nicolo Laurent, CEO de Riot Games, creadores de League of Legends o Valorant, en el que se mostraban actitudes de acoso sexual y discriminación de género en contra de las mujeres y en el que se promovía la “bro ulture”. Y aunque en este caso Riot Games contrató a una empresa de consultoría para atender el caso, el mensaje que parecía dar era el de proteger al entonces CEO de la compañía. En marzo de este año, Laurent salió absuelto de las acusaciones. Epic Games es otro protagonista en este tipo de historias, pues sus múltiples testimonios de explotación laboral para cumplir tiempos y objetivos imposibles, y la cultura del “empleado desechable” han enmarcado al estudio. Un estudio más es el de CD Projekt Red, creadores de The Witcher o Cyberpunk 2077, también son parte de este tipo de polémicas, pues trabajadores han denunciado jornadas de trabajo, tiempos y plazos extenuantes. Sin embargo, si se tiene de contexto lo sucedido en Hollywood en 2019, donde unas 350 actrices denunciaron acoso y casos de violencia sexual, lo que hasta ahora se ha visto en el mundo de los videojuegos podrá repercutir en masa durante los próximos meses.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad