Blue Origin está demandando a la NASA por «favorecer» a SpaceX

Blue Origin está demandando a la NASA por «favorecer» a SpaceX

Blue Origin está demandando a la NASA por "favorecer" a SpaceX




Blue Origin, la empresa espacial de Jeff Bezos, dio un paso más en su lucha en contra de la NASA al demandar a la agencia espacial ante un tribunal federal debido a que desde su punto de vista, el organismo evaluó de manera errónea su propuesta de módulo de aterrizaje lunar y, en cambio, benefició a su competencia, es decir, a la empresa de Elon Musk: SpaceX. A través de esta denuncia presentada ante la Corte de Reclamaciones Federales de Estados Unidos y descrita como un desafío a la “evaluación ilegal e inadecuada a las propuestas de la NASA”, Blue Origin busca obtener una parte de los fondos para la fabricación del módulo de aterrizaje lunar, mismo que por el momento sólo tiene SpaceX. Un portavoz de Blue Origin destacó que por medio de este procedimiento también se pretende dar guía a una forma para restablecer “las fallas en el proceso de adquisición encontradas en el sistema de aterrizaje humano de la NASA”. Incluso sentenció que los problemas de competitividad detectados en la adquisición deben ser resueltos por las autoridades, con el objetivo de “restaurar la equidad, crear competencia y garantizar un regreso seguro a la Luna para los Estados Unidos”.

La NASA, por su parte, dijo estar revisando los detalles del caso y ante la pregunta de cómo esta demanda o una posible orden judicial podrían detener el trabajo de la agencia con SpaceX, en torno al programa Artemis Moon, Monica Witt, portavoz del organismo, destacó que pronto se dará una actualización sobre el camino a seguir “para regresar a la Luna tan rápido y seguro como sea posible”. El origen de esta disputa se halla en un contrato de la NASA para regresar a la Luna en la cual participaron tres empresas: SpaceX, Blue Origin y Dynetics; sin embargo, en abril la agencia eligió únicamente la propuesta Starship, de SpaceX, por 2,900 millones de dólares, pero antes había dicho que podría escoger a dos. Dicho contrato involucra un par de aterrizajes lunares, un aterrizaje de prueba sin humanos y otro con humanos. Además, SpaceX ya recibió 439 millones de dólares de la NASA para comenzar su trabajo, de acuerdo con datos federales. La decisión de elegir sólo a una empresa fue sorpresiva, pues se esperaba que dos entraran al juego. Ante esta situación, la NASA argumentó su determinación en el hecho de que tuvo una menor asignación de recursos por parte del Congreso, por lo que no podían financiar la propuesta de Blue Origin, la cual ascendía a los 5,900 millones de dólares.

“Después de contabilizar la adjudicación de un contrato a SpaceX, la cantidad de fondos disponibles restantes es tan insignificante que, en mi opinión, la NASA no puede razonablemente pedirle a Blue Origin que baje el precio de su propuesta”, justificó Kathy Lueders, quien es la jefa de vuelos espaciales de la NASA. En el mismo documento donde dio su respuesta, Lueders recalcó que la agencia no contaba con los fondos suficientes para “siquiera intentar negociar un precio con Blue Origin que potencialmente podría permitir la adjudicación de un contrato”. A pesar de esos motivos, en abril Blue Origin presentó una protesta ante la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés) bajo el argumento de que debió haber cancelado o modificado los términos del programa cuando se enteró de que no tendría el suficiente dinero para financiar dos contratos. También refirió que se benefició injustamente a SpaceX, pues no se brindaron las mismas oportunidades tanto a Blue Origin como a Dynetics, no obstante, la GAO rechazó su postura a finales de julio, pues consideraba que la determinación de la NASA era justa y legal. Ante esto, el propio Bezos se dijo dispuesto a invertir hasta 2,000 millones de dólares para cubrir los gastos de la misión, pero la NASA también lo rechazó.

La protesta inicial de la empresa de Bezos generó un retraso de 95 días para que SpaceX comenzara su contrato, por lo que la nueva demanda también podría ocasionar más demoras en los planes de la NASA de regresar a la Luna en el 2024. Después de que la GAO desestimara su protesta, Blue Origin hizo diversas declaraciones en donde planteaban que el sistema Starship, de SpaceX, era ineficiente y complejo, pues necesitaría de 16 lanzamientos separados para cada aterrizaje en la Luna. Al respecto, Musk ha dicho que tal cantidad es “extremadamente improbable”, pero si en realidad fueran necesarios, no sería un problema. Cabe mencionar que las quejas de Bezos hacia los procesos de la NASA no son recientes, pues desde 2019 ha lamentado que las licitaciones son una carga burocrática que ralentizan las contrataciones, lo cual influye negativamente en la innovación.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad