Bezos volará 11 minutos al espacio en el primer vuelo tripulado de Blue Origin

Bezos volará 11 minutos al espacio en el primer vuelo tripulado de Blue Origin

Bezos volará 11 minutos al espacio en el primer vuelo tripulado de Blue Origin



Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, dio un paso más en la incipiente industria del turismo espacial este martes al viajar a bordo de su cohete, el New Shepard, al espacio exterior. Esta fue la primera misión tripulada de Blue Origin, la empresa aeroespacial de Bezos, y se trató de un salto de 11 minutos desde el oeste de Texas más allá de la línea Karman y viceversa. Los miembros de la tripulación fueron su hermano Mark Bezos, la ícono de la aviación de 82 años, Wally Funk, y el joven holandés de 18 años, Oliver Daemen, quienes aterrizaron de manera segura en el desierto.

El propulsor New Shepard, de seis pisos de altura con una cápsula semioval en la punta, despegó a las 8:12 (hora del centro de México) desde su sitio de lanzamiento en Van Horn, Texas. La cápsula aceleró hacia el espacio usando un motor de hidrógeno líquido sin emisiones de carbono. La cápsula se separó cuando se encontraban a unos 75 kilómetros de altura y mantuvo su trayectoria hasta superar los 100 km de altitud, que es el límite de la línea Karman, la cual marca el inicio del espacio, según las convenciones internacionales. En ese momento, los pasajeros se desabrocharon de sus cinturones y sintieron la sensación de ingravidez por cuatro minutos dentro de la nave. Además, la cápsula contaba con seis ventanas para que los pasajeros pudieran admirar la curvatura de la Tierra. Después de experimentar la sensación de ingravidez, la cápsula comenzó su caída libre de vuelta al desierto. En total, el viaje duró 11 minutos. «Esta primera tripulación de astronautas se inscribió en los libros de historia del espacio, abriendo la puerta por la que pasarán muchos más», ecribió Blue Origin en Twitter.

Por su parte, el propulsor New Shepard aterrizó verticalmente sobre una plataforma de hormigón a unos seis kilómetros de donde se lanzó, lo cual coronó el tercer recorrido al espacio para este cohete en específico. «Mi misión principal fue cumplida, no pateé a nadie», bromeó Bezos después de que la cápsula aterrizara. «Me sorprendió lo fácil que era (la experiencia) Zero G… era como nadar». De esta manera, Bezos se convirtió en el segundo multimillonario en emprender un viaje al espacio en su propio cohete. Cabe recordar que el primero fue el fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, quien voló a bordo del avión espacial SpaceShip Two, propiedad de su compañía, el 11 de julio.

Dos de sus acompañantes en la tripulación también hicieron historia para la industria aeroespacial, pues Funk se convirtió en la persona más vieja en viajar al espacio, mientras que Daemen es la más joven. Hasta el momento no se ha revelado el precio que Blue Origin cobra por cada asiento para experimentar los viajes al espacio. Cabe recordar que el asiento de Daemen fue adquirido por su padre en el otoño y tuvo la oportunidad de viajar en esta ocasión, pues el ganador de la subasta que ofreció 28 millones de dólares por un asiento decidió repogramar su vuelo para una misión posterior. Si bien se ha mencionado que existe una competencia en la carrera aeroespacial, Jeff Bezos no se ha enfrascado en tales temas e incluso ha minimizado la posible rivalidad con otros multimillonarios. «Hay una persona que fue la primera en el espacio. Su nombre era Yuri Gagarin y eso sucedió hace mucho tiempo. Yo creo que voy a ser el número 570 o algo así. Ahí es donde estaremos en la lista, así que esto no es una competencia, se trata de construir un camino hacia el espacio para que las generaciones futuras puedan hacer cosas increíbles», dijo en entrevista antes del lanzamiento.

La misión NS-16 fue la primera en transportar humanos para Blue Origin y también ha dado inicio al negocio de turismo espacial de la compañía, el cual ha demostrado ser seguro. En una entrevista previa con CNN, Bezos señaló que «si el vehículo no es seguro para mí, no es seguro para nadie». Durante el viaje, los ingenieros de Blue Origin realizaron evaluaciones, con el fin de recabar datos y usarlos para mejorar cada vez las experiencias en el futuro. Incluso estas lecciones aprendidas a partir de los vuelos del New Shepard podrán ser utilizados en otros proyectos de la empresa, como Blue Moon, la nave con la que Bezos pretende llegar a la Luna, o el cohete orbital llamado New Glenn.

]]>.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.

Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo?    Ver
Privacidad